Titulares

Post Top Ad

Your Ad Spot

viernes, 11 de mayo de 2018

La cuarta ciudad donde más subió el gasto de los hogares en abril, fue Neiva

En el caso de Neiva, el gasto de los hogares creció 2,3%  y se situó como el cuarto más alto en el país por encima de la media nacional que subió 1,9%.

De esta manera, Villavicencio con 7,2%, Cartagena (3,1%), Cali (2,4%), Neiva (2,3%), y Bogotá y Pasto, ambas con 2,2%, fueron las ciudades con el mayor incremento en el gasto; mientras que Bucaramanga está entre las tres últimas ciudades junto a Barranquilla (1,1%) y Montería (0,9%).

El crecimiento registrado, asegura la consultora, se debe a la reducción de la inflación y la temporada de Semana Santa, sin embargo aclara que fue un comportamiento moderado por las lluvias registradas en el último mes y "la preocupación por la poca creación de empleo, ya que la ocupación laboral no está creciendo en las ciudades como se espera". A pesar de eso, Raddar advierte que el comportamiento se mantiene en terreno positivo.
Transporte y Comunicaciones, con 5,4%, fue el grupo que registró mayor aumento en el gasto de los hogares en abril, “como era de esperarse después de los datos negativos en ventas de vehículos nuevos en años anteriores”, señala el informe.

Se espera un repunte en mayo de 2018
La celebración de Día de la Madre y el comienzo del Mundial de Fútbol Rusia 2018 serán eventos claves para mantener la tendencia positiva en mayo, donde se espera que se tenga un crecimiento cercano al 2,5% en el gasto de los hogares; no obstante, esto dependerá de cómo continúe el clima y los resultados que se obtengan después de la primera vuelta de las elecciones presidenciales.
Así fue el gasto en el primer trimestre
La consultora Raddar CKG además, presentó un balance del gasto de los hogares en el primer trimestre del año.
Este 2018, recibió a los hogares con la buena nueva que implica el incremento del salario mínimo; referente de ingreso, que afecta las finanzas de más de 1.7 millones de colombianos mes a mes, este aumentó en un 5.9% respecto al año pasado; pero como bien sabemos, en Colombia no todos ganan un salario mínimo, así que la realidad de los ingresos es  realmente otra. Esa  realidad que representa a un colombiano promedio nos muestra que en 2018 los salarios crecieron un 8% respecto al año pasado, cifra superior a la del salario mínimo.
La cifra del 8% del crecimiento de los salarios promedios puede sonar muy grande para la situación económica del país, pero resulta necesario     que recordemos que desde finales del 2015 hasta finales del 2017 los salarios promedios de los colombianos crecieron menos de lo que creció el salario mínimo en Colombia.
Esta situación acompañada de una alta inflación, generó que los hogares colombianos se cohibieron de realizar gastos extras y que los que lo hicieron, debían subsidiarlos vía crédito, mayormente con la utilización de la tarjeta de crédito
El incremento del salario del 8% efectivo este primer trimestre del año comparado con el crecimiento del 3% del año anterior, permite entender que el alza de este año era necesario que se sucediera, primero, porque el crecimiento de los salarios de los dos últimos años había sido muy bajo o casi nulo; y segundo era muy difícil pensar que las empresas siguieran sostenido los mismos salarios de sus empleados por más de 2 años.
Sin lugar a duda, los aumentos de los salarios en estos primeros meses, acompañado de la reducción de la inflación, ha permitido ver que el gasto de los hogares creciera en términos de cantidad o volúmenes en un 4.8% respecto al primer trimestre del año anterior.
Este crecimiento no es tan positivo como se ve en números, ya que el momento que vivieron los hogares en estos primeros meses del año es de recuperación, más no de expansión en su gasto, y esto básicamente, porque al comparar las cifras de un año al otro, por ser tan diferente los crecimientos se ven muy grandes.
Si revisamos bien qué está pasado con la estructura de gasto de los hogares, podemos entender que pese a que están iniciando un buen momento en 2018, es difícil que mejore su dinámica de consumo más rápido de lo que hasta ahora lo ha hecho; esto, debido a que muchos de los hogares aún están arrastrando deudas de los últimos años, para poder comprar lo que no pudieron, porque sus ingresos no alcanzaban.
La tarjeta de crédito se ha convertido en el sujeto más importante de batalla de los hogares, esto debido a que el crecimiento del gasto en efectivo crece positivamente respecto al año anterior, no obstante, esto sucede a menor velocidad de lo que sí están creciendo las compras con tarjetas de crédito. Esta situación deja ver que no solo la estructura de compras y pagos frecuentes cambió en los hogares, sino que cada vez más el ingreso disponible que tiene un hogar es menor y esta reducción no es porque las compras cada vez sean mayores en los hogares, sino que cada vez los hogares están pagando más por la utilización de la tarjeta de crédito y el pago de deuda.
Ahora bien, respecto de en qué están gastando ese dinero los hogares; resulta útil mencionar que durante este primer trimestre del año todos los grupos de consumo registraron comportamientos positivos respecto al año anterior, esto básicamente a dos razones fundamentales.

La primera, es que hace un año el gasto fue negativo en muchos grupos y lo segundo es que la inflación de hace un año era altísima, en comparación a la registrada en este primer trimestre; esto sin duda, ha  ayudado a que los hogares puedan comprar por lo menos la misma cantidad de productos que hace un año pero en un menor costo. Así la posibilidad de poder hacer gastos extras en categorías donde el año pasado no lo pudieron hacer aumenta, haciéndose evidente en los crecimientos que observamos en pequeñas tecnologías, turismo, y algunos aparatos para la diversión y el esparcimiento.
Dada la recuperación del gasto que mencionamos en términos generales, cabe resaltar que en estos meses el comportamiento de algunos grupos es aún mucho mejor al que registraron en los últimos dos años, específicamente se trata de categorías asociadas a gastos varios, vivienda, vestuario, salud y educación.
No solo la recuperación del gasto se da por mejoras en las condiciones económicas, sino también por la recuperación de la confianza, las mejoras percepción del consumidor sobre las condiciones del mercado, la transformación en el corto plazo del panorama político, sin dejar de lado las implicación que lo deportivo y lo cultural tienen en la intención y motivación de compra.
Tomado del Diario del Huila

Post Top Ad

Páginas