Titulares

Post Top Ad

Your Ad Spot

lunes, 23 de abril de 2018

Petro asegura que si llega a la Presidencia la reforma laboral de Uribe “será derogada”

Gustavo Petro tenía este domingo una de sus citas señaladas de la campaña. Un recorrido por varios municipios del norte de la sabana de Bogotá que culminó en Zipaquirá, su segunda patria chica. Ese municipio famoso por su catedral de sal y donde todo empezó para el candidato de la Colombia Humana. Allí se graduó de bachiller, allí comenzó su carrera política.
Fue en ese municipio donde sus padres buscaron fortuna a comienzos de los años 70, dejando atrás Ciénaga de Oro, el municipio cordobés donde nació Gustavo Petro. El Colegio Nacional Juan Bautista de La Salle fue donde el hoy candidato presidencial completó su bachillerato. Un colegio de curas, simpatizantes del franquismo, y donde se “hablaba pestes” del comunismo.
En Zipaquirá también se graduó Gabriel García Márquez, otro costeño cuya familia emigró al interior del país. Petro le rindió homenaje al bautizar con el nombre del nobel un centro cultural, en épocas donde también había fundado un periódico llamado Carta al pueblo.
Pero quizás, la huella que dejó Petro en el municipio cundinamarqués está en el Bolívar 83, un barrio que fundó y ayudó a construir con varios militantes y simpatizantes del M-19, la guerrilla que en aquel entonces más preocupaba al Estado. Cinco carreras y cuatro calles, más de 400 casas en un lote llamado El Cedro que pertenecía a los curas, y que terminó albergando a cientos de familias de escasos recursos.





Ver imagen en TwitterVer imagen en TwitterVer imagen en Twitter

El pueblo al que defendió, en el que luchó por servicios públicos, en el que construyó el Barrio Bolívar 86, Zipaquirá recibe hoy a @petrogustavo con los brazos abiertos.

Petro también fue personero y concejal de Zipaquirá, sus primeros cargos públicos. Y en 1985 fue capturado precisamente cuando se refugiaba en una de las casas de ese barrio que ayudó a levantar.
Este domingo, casi 20 años después, el candidato de la Colombia Humana volvía a jugar de local en Zipaquirá. No desaprovechó la condición de estar en su feudo para lanzarle dardos a sus adversarios: Germán Vargas Lleras, Enrique Peñalosa, pero sobretodo a Álvaro Uribe y su candidato presidencial Iván Duque.
Contra Uribe 
Al alcalde de Bogotá, del que es uno de sus principales opositores, le advirtió que si llega a la presidencia no le permitirá urbanizar la reserva van der Hammen, en el norte de la capital, y propuso materializar la idea que tuvo en la alcaldía de un tranvía por la carrera séptima que permitiera conectar el centro de la ciudad con los municipios del norte de la sabana, como Zipaquirá. Aseguró que tumbar árboles para ampliar en un carril la autopista norte es la peor decisión que se ha tomado.

Sin embargo, como viene siendo habitual en la campaña, Petro enfiló la mayoría de dardos a Uribe, y este domingo en Zipaquirá anunció que una de las primeras decisiones que adoptaría de llegar a ser presidente sería derogar la reforma laboral que quitó las horas extras y modificó las condiciones contractuales.





Ver imagen en TwitterVer imagen en Twitter

Es mentira que si crece el salario real no crece el empleo o, como dice Duque que si bajan los impuestos al gran capital aumenta el empleo. Sólo si crecen los ingresos reales de la gente aumenta el mercado interno y el país se puede industrializar y generar más trabajo decente

Recordó que en 1990 Uribe era senador e impulsó la ley 50 que reformó el Código Sustantivo del Trabajo, y que en su criterio fue la que cambió el precepto de que la jornada laboral terminara a las 6 de la tarde, que los domingos y festivos dejaran de tener recargo,  y que los contratos ya no fueran a tiempo indefinido sino a tres meses, contratos que calificó como “basura”.
Confidencial: 2 datos sobre Petro
Si Petro es presidente, la reforma laboral de Uribe se deroga”, dijo. “Eso significa que el día vuelve a ser hasta las 6 de la tarde, la semana laboral vuelve es hasta el viernes, y la la jornada diaria vuelve a ser de 8 horas”.





La reforma laboral de Álvaro Uribe será derogada por la Colombia Humana: No mas contratos de tres meses. El contrato laboral vuelve a ser un contrato de trabajo. El día termina a las seis de la tarde y los festivos son festivos. La jornada diaria es de ocho horas





El gobierno de la Colombia Humana expedirá el Estatuto del Trabajo en las condiciones que garantice un trabajo decente en el país. No más los contratos basura con los que acosan a la mujer trabajadora y a la empleada del Estado .


Díscurso en Zipaquirá, Cundinamarca.


En el pueblo donde se graduó de bachiller y donde comenzó su carrera política, Petro se comprometió a un nuevo hospital público, a que todos los jóvenes accederían a una educación superior gratuita y con calidad, y a que el municipio no sería avasallado desde la capital, como dijo que pasó en Mosquera: "los hijos Uribe le robaron al municipio de Mosquera cincuenta mil millones de pesos". 





Tomado de la Revista Semana

Post Top Ad

Páginas