Titulares

Post Top Ad

Your Ad Spot

jueves, 5 de abril de 2018

La aplicación colombiana que combate el desperdicio de comida

Encontrar una forma para evitar el desperdicio de alimentos en el mundo, más que necesario, es urgente. En Colombia se desechan cerca de 9.76 millones de toneladas de alimento cada año, según cifras del Departamento Nacional de Planeación, (DNP), lo que equivale al peso de 975 torres Eiffel aproximadamente, la cantidad suficiente para alimentar a todos los habitantes de Bogotá durante 1 año. 
A nivel mundial la cifra es igual de preocupante, según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, FAO, cada año se arrojan 1.300 millones de toneladas de alimentos a la basura,una realidad que tiene aguantando hambre a más de 870 millones de personas en todo el planeta. 
Para contribuir a la solución de este problema 5 egresados de la facultad de Finanzas, Gobierno y Relaciones Internacionales de la Universidad Externado crearon Eat’N Save, una aplicación que buscar combatir el desperdicio de comida en Colombia. La novedosa herramienta conecta a las personas con restaurantes, cafeterias, panaderias y más lugares donde se ofrecen alimentos, con el fin de que los platos de comida que no se pudieron vender al final del día sean comprados a muy bajo costo. 
“La idea nace de la inconformidad de un grupo de amigos ante los hechos de desperdicio de comida y contaminación que se presentan en el mundo. Lo que buscamos es ofrecer una solución sostenible que vaya de la mano con la rentabilidad”, asegura Santiago Osorio, uno de los creadores de la aplicación. 
Aunque Eat’N Save no se encuentra en el mercado, sí se sumará a las 3.638.448 aplicaciones que está disponibles para dispositivos Android, como lo asegura AppBrain, encargada de medición y creación de herramientas digitales. El lanzamiento de la aplicación colombiana se tiene previsto para mediados de mayo, “aún se encuentra bajo revisión de temas de ajuste y programación”. 
Siguiendo los modelos de negocio sostenible de Europa, quien se encuentra catalogado como el segundo continente con más ciudades amigables con el medio ambiente, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los egresados del externado crearon Eat’N Save. “Vimos muchas aplicaciones europeas y decidimos seguir el ejemplo. Ellos tienen un modelo de negocio sostenible y un consumo más consciente, en especial Dinamarca y gran parte del norte de este continente”. 
Con el tiempo son más los países que se suman a este modelo de negocio que busca vender los excedentes de comida a muy bajo precio. “Lo que hicimos fue tomar todos estos aprendizajes de otros países y ponerlos en una propuesta consistente al mercado colombiano. Buscamos hacer énfasis en la industria gastronómica y realizar una inclusión económica. Llegar a poblaciones que no pueden acceder a estos productos por los altos precios”. 
Con la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible creada por Colombia, se les solicita a todas las empresas que integren en sus políticas los tres pilares del desarrollo sostenible, económico, social y medioambiental. Esto con el fin de contribuir a la erradicación de la pobreza, la reducción de desigualdades, el cuidado del medio ambiente y el crecimiento económico, según afirma la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, Cepal. Además: Desarrollo sostenible, un aliado del medio ambiente
“En el país hay muchas empresas, casi la mayoría, que buscan involucrar el tema de desarrollo sostenible en sus modelos de negocio, pero por culpa de los costos fijos y por cuestiones de inversión no pueden llevar a cabo una idea y por lo tanto no pueden brindar una solución”, agrega Osorio. Lo que busca Eat’N Save es generar una ganancia tanto a las marcas, ofreciendo la venta de los productos sobrantes, como a la sociedad. 
En el mundo se desperdicia el 33% de la comida que se produce, en Colombia con todo lo que se desperdicia en un año se podría alimentar la población bogotana en este mismo tiempo. “La meta de nosotros es tener 2000 restaurantes y lograr vender 5 platos por cada uno, estamos hablando de 10.000 platos que se están dejando de desperdiciar”, aclara Santiago Osorio. 
La descomposición de los alimentos produce gas metano, uno de los principales gases del efecto invernadero, según el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales, IDEAM, y es hasta 100 veces más fuerte que el CO2. Al desperdicio se le atribuye casi el 20% de la totalidad de la producción de estos gases que dejan como consecuencia la aceleración del cambio climático que tanto daño está haciendo al planeta. 
¿Cómo funciona Eat’N Save?
Una vez descargada la aplicación deben ingresar sus datos personales o conectarse a través de Facebook. Cuando ya están suscritos la herramienta le desplegará una lista de restaurantes que se encuentran ubicados en un radio de tres kilómetros alrededor de ellos y los platos que tienen disponibles. La persona podrá escoger el de su preferencia. 
Si el suscriptor no desea comprar en los restaurantes que están cerca, tiene la opción de explorar en el mapa y ver las ofertas que hay en toda Bogotá. Puede planear la visita a uno de los restaurantes mucho antes de salir de la casa. 
Una vez la persona compre el producto o aparta el plato, recibirá un código con los alimentos que compró y el tiempo máximo que tiene para recogerlos. Este número debe ser presentado en los establecimientos para ser redimido. El pago se hace a través de la aplicación
Las personas van a sumar puntos por la compra de los platos, estos pueden ser redimidos por otros productos, también pueden ser donados. 
*Si quiere conocer más sobre emprendimiento y liderazgo sostenible, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook:

Post Top Ad

Páginas